Traductor

Bienvenido al blog de Tercios de Aguilar

En la página de Tercios de Aguilar encontrara numerosos artículos y reportajes inéditos, tanto de interés local como general, sin olvidar los de carácter histórico ni los de actualidad, tratados todos con rigor y seriedad no exenta de buen humor.

Lo que otros no se atreven siquiera a insinuar, nosotros lo decimos sin complejos, a la cara, orgullosos de ser aguilarenses, castellanos, españoles y europeos.

Tampoco nos preocupa la “corrección política”, sólo pensamos en el interés del pueblo de Aguilar y de España; en lo nacionalmente correcto.

Nosotros nos sentimos orgullosos de toda la gran familia Nacional.

Si le interesa que tratemos algún tema concreto en nuestros artículos y reportajes puedes hacernos llegar sus sugerencias también a través del correo electrónico terciosaguilar@hotmail.com


¡VIVA AGUILAR NACIONAL!

Busque aquí sus noticias:

jueves, 8 de diciembre de 2016

Día de la Inmaculada Concepción y el milagro de Empel





El dogma de la Inmaculada Concepción, también conocido como Purísima Concepción, es una creencia del catolicismo que sostiene que María, madre de Jesús, a diferencia de todos los demás seres humanos, no fue alcanzada por el pecado original sino que, desde el primer instante de su concepción, estuvo libre de todo pecado.

No debe confundirse esta doctrina con la doctrina de la maternidad virginal de María, que sostiene que Jesús fue concebido sin intervención de varón y que María permaneció virgen antes, durante y después del embarazo.



Al desarrollar la doctrina de la Inmaculada Concepción, la Iglesia Católica contempla la posición especial de María por ser madre de Cristo, y sostiene que Dios preservó a María libre de todo pecado y, aún más, libre de toda mancha o efecto del pecado original, que había de transmitirse a todos los hombres por ser descendientes de Adán y Eva, en atención a que iba a ser la madre de Jesús, que es también Dios. La doctrina reafirma con la expresión «llena eres de gracia» (Gratia Plena) contenida en el saludo del arcángel Gabriel (Lc. 1,28), y recogida en la oración del Ave María, este aspecto de ser libre de pecado por la gracia de Dios.




Durante la  madrugada del 7 al 8 de diciembre , empezó a soplar un viento del nordeste terriblemente gélido y empezó a helar, algo que no pasaba desde hace mucho tiempo y que tampoco pasaría en los años siguientes . Las aguas del rio Mosa terminaron por helarse rápidamente. Esta circunstancia hizo que los infantes españoles vieran la posibilidad de atacar a la flota enemiga desde la superficie firme que ofrecia el hielo.

Bobadilla ordenó al Capitán Cristóbal Lechuga que tuviera listos doscientos hombres y tres piezas para atacar al enemigo. De esta forma, al mando del Cristóbal Lechuga los infantes españoles marcharon sobre el hielo y atacaron por sorpresa desde el hielo a los barcos rebeldes al amanecer del 8 de diciembre.
Los tercios combatieron con extrema contundencia animados por la sed de venganza por el asedio de los holandeses. Los rebeldes caían ante las armas española sin posibilidades de reaccionar. Los infantes españoles  tomaron   prisioneros y  capturaron y quemaron todos los  barcos de la flota enemiga.


Durante el 9 de diciembre  el Tercio   cargo con rabia  contra el fuerte   holandés situado a la orilla del río Mosa.  La posición defensiva fue tomada por los españoles y los holandeses huyeron en desbandada aterrorizados por la  furia de los   arcabuceros y piqueros españoles.


La  victoria española fue tan completa que el almirante Holak llegó a decir:
Tal parece que Dios es español al obrar, para mí, tan grande milagro”.



Al día siguiente mejoró el tiempo y los españoles pudieron volver en barcas a Bolduque . Los infantes de Bobadilla estaban agotados, fueron acogidos y curados por la población de Bolduque. Muchos morirían por las penalidades sufridas y otros perdieron pies y manos por congelación. Los tercios españoles había pasada un momento muy  crítico y se había salvado de milagro. La ciudad recibió como testimonio de agradecimiento de Farnesio y del propio Felipe II, un cáliz de oro y ochenta vacas para limosna de pobres. Los extraordinaros acontecimientos de esta angustiosa semana se divulgaron rápidamen.


Los católicos holandeses calificaron los sucesos que habían dado lugar a la salvación de los españoles del ejército del Rey como "Het Wonder van Empel", "el milagro de Empel". El 8 de diciembre  de 1585 entre vítores y aclamaciones, la Inmaculada Concepción fue proclamada patrona de los Tercios de Flandes e Italia.  Pero habría que esperar 269 años para que la  bula del  Papa Pío IX, Ineffabilis Deus del 8 de diciembre de 1854 proclamase como dogma de fe católica la Concepción Inmaculada de la Virgen Santísima. Posteriormente, el 12 de noviembre de 1892  por real orden  de la Reina Regente doña María Cristina de Habsburgo, se dice:

“Declara patrona del Arma de Infantería a Nuestra Señora la Purísima e Inmaculada Concepción”



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...